A la cárcel vigilante privado que tocaba a una niña de 9 años

Judicial viernes 13 de octubre 2017, 2:29 PM

El Tribunal Quinto de Sentencia San Salvador, logró a condenar de 12 años de prisión, por los delitos de agresión sexual en menor e incapaz continuada, a un vigilante privado.

El imputado fue identificado como Lázaro Anílber Elías Ruano, quien enfrentó la vista pública en su contra por haber cometido dicho ilícito en perjuicio de una niña de nueve años, explicó el Fiscal del caso de la oficina de Apopa, San Salvador.

Según las investigaciones de la sede Fiscal de Apopa, detallan que Elías Ruano, quien se desempeñaba como vigilante privado de la Unidad de Salud de Tonacatepeque, cometió el ilícito de agresión sexual en menor e incapaz en la modalidad continuada, delito tipificado y sancionado en el artículo 161 y 42 del código penal, en perjuicio de una niña, durante el año 2016.

De acuerdo a la denuncia interpuesta por la víctima, a través de su madre como representante legal, la niña fue agredida sexualmente por dicho vigilante quien aprovechando que la abuela de la menor, debía asistir constantemente a la unidad de salud unas enfermedad que ella padece, y fue un día del mes de diciembre que ellas veían un programa de televisión, que trataba sobre el abuso que sufría una mujer, la niña entró en un cuadro de ansiedad y contó lo que le sucedía cuando ella iba a la referida clínica.

En su declaración a través de Cámara Gesell, la menor manifestó, que ella salía al patio de la Unidad de Salud a jugar, y fue ahí donde fue abordada por primera vez por el vigilante y llevada hasta atrás de la caseta donde él se encuentra; donde él la comenzó a tocar de sus partes íntimas, y le mostro las de él, por lo que ella salió corriendo para el consultorio donde estaba su abuelita.

También expresó la víctima, que en una segunda ocasión ella tenía deseos de ir al baño, pero cuando quiso entrar al baño una enfermera no la dejo, así que se acordó que el vigilante era su amigo y pensó en irle a decir que quería orinar para que le dijera a la enfermera que le dejara entrar al baño, pero el vigilante la llevo al baño donde ellos van, ya estando dentro la víctima, el vigilante le volvió a mostrar sus partes íntimas y tocar las de ella.

Durante la vista pública desarrollada el 11 de octubre de 2017, en el Tribunal Quinto de Sentencia San Salvador, la Fiscal del caso demostró con evidencia contundente de las acciones cometidas por el vigilante, por lo que el juzgador resolvió condenar al imputado Lázaro Ruano, e imponerle la pena de 12 años de prisión, por el delito antes mencionado.

Comentarios