Desgarrador relato del violento asesinato de un agente de la PNC junto a su familia en Santa Ana

Nacionales jueves 2 de noviembre 2017, 9:36 AM

Una fuente anónima relato el macabro crimen de la familia de un Policía en Coatepeque, Santa Ana.

El hecho se registro al rededor de las siete de la mañana, pues fue la misma ciudadanía quien les alertó del hallazgo de por lo menos tres cadáveres en la finca San Rafael del caserío Potosí, cantón El Cerro del municipio de Coatepeque del departamento de Santa Ana.

En primera instancia se encontró un vehículo, que en su interior habían dos cuerpos sin vida. Una de las victimas era un joven de tan solo 25 años quien fue identificado como David Esaú Joya , la otra víctima -indigno a toda la población salvadoreña- era una inocente niña de a penas 4 años de edad, quien fue asesinada con lujo de barbarie, ya que los cobardes asesinos no tuvieron piedad y se ensancharon con una niña que no podía ni defenderse, ni siquiera con arañazos.

La menor identificada por las autoridades como Giselle Guardado Varela, contaba con al menos siete impactos de bala entre los cuales, una se encontraba en su cabeza.

El cadáver de la madre -esposa del agente- identificada como Maritza Ivonne Varela de Guardado, fue encontrado afuera del vehículo, parecía como si se hubiese bajado del vehículo a defender a su hija. Su cuerpo hablaba pues -según el relato- ella intento defenderse de los agresores.

Tras casi 5 horas de búsqueda el cuerpo sin vida del agente Walter Antonio Guardado Alfaro, miembro activo de la Policía Nacional Civil (PNC) destacado en Sierra Morena, Soyapango, fue encontrado -sin su arma de fuego- con lesiones en su cabeza y en el torax, no bastandoles con eso, le ocasionaron laceraciones con armas cortopunzantes en la cara.

Y como si fuese poco, en la escena también se determinó que la esposa del agente estaba embarazada y los sujetos que la asesinaron sabían de su embarazo, pues estos no solo la asesinaron a ella si no también demostraron su desprecio a la familia completa y le ocasionaron varios disparos en su vientre, tomando venganza contra una persona que ni siquiera había nacido.

El relato conmovió a la población salvadoreña pues la escena estaba hecha con violencia, ira, venganza, desprecio, odio; demostrando así la falta de principios cristianos y al valor de la vida.

Comentarios