Pandillero dice que durante “la tregua” no era permitido dejar cuerpos en la superficie

Judicial martes 7 de noviembre 2017, 6:33 PM

El Juzgado Especializado de Sentencia “A” condenó a 43 años de prisión al pandillero Luis Alonzo Vásquez Aguilar, por los delitos de agrupaciones ilícitas, homicidio agravado, en perjuicio de una víctima sin identificar y dos casos de homicidio agravado tentado, en perjuicio de “clavel” y “Amapola”.

En el juicio se contó con la declaración anticipada de un testigo con régimen de protección, quien dijo que perteneció desde el 2001 a una agrupación ilícita que operaba en el municipio de Rosario de Mora, San Salvador, en la cual el ahora condenado era un miembro activo dentro de la agrupación; que se mantenían económicamente de las extorsiones que se le imponían a los habitantes de dicho lugar, además cometían homicidios para atormentar a las personas que vivían en la zona.

Según el testigo a finales de junio del 2013, se encontraba un grupo de pandilleros reunidos para bañarse; estando ellos ahí vieron pasar a un joven con una mochila, a lo cual ellos lo detuvieron, preguntándole que portaba en dicho bolsón a lo que la víctima les contestó que llevaba un arma inservible, pero que se las podía entregar; al preguntarle los datos a la víctima les dijo que era primo de un pandillero; al momento que ellos verificaron la información se dieron cuenta que les estaba mintiendo, a lo cual decidieron matarlo y enterrarlo, ya que en ese momento aún estaba presente la “tregua” y no era permitido dejar cuerpos en la superficie.

También narró el cometimiento de dos homicidios agravado tentados en perjuicio de dos personas en julio del 2013; para este ilícito manifestó que se llevó una planificación, “ya que se había caído la tregua”, entonces querían atormentar a la población; el hecho se dio en el cantón El Jutillo, en la calle que conduce a Rosario de Mora; en una reunión decidieron matar a un estudiante que siempre pasaba en la zona y que ellos tenían conocimiento que pertenecía a la pandilla contraria, por lo cual cuando la víctima se dirigía en un camión le empezaron a dispararon, lesionándolo en la espalda y además lesionando a otra persona que se dirigía con la víctima.

Dicha prueba testimonial presentada a la juzgadora coincide con la prueba documental y pericial presentada en el caso, a lo cual lo condenó a tres años por las agrupaciones ilícitas, 20 años por los dos homicidios agravado tentado y 20 años por el homicidio agravado, a lo cual el ahora condenado cumplirá dicha sanción en el Centro de Penal de Gotera, Morazán.

Comentarios