Mujer entregó a su novio policía para ser asesinado por uno de los pandilleros más buscados

Judicial Redacción SN

Mauricio René Antonio Alas Sáenz, quien era agente de la Policía Nacional Civil (PNC) fue asesinado luego de ser entregado por su compañera de vida a miembros de la pandilla 18.

La mujer identificada como Camila (nombre ficticio) sostuvo una relación con el agente, quien se encontraba investigando a un cabecilla de la pandilla 18 identificado como David Antonio Alfaro Sorto, alias “Liro Boy o Tony”, con quien Camilia había procreado un hijo.

Al darse cuenta Tony que su expareja tenia una relación con el agente, este convenció a la mujer para que le ayudara a asesinar al policía.

“Me dijo que si no les entregaba al policía me iba a pasar lo mismo que a Fátima, la novia de otro pandillero, a quien por no colaborar le mataron a toda la familia y solo dejaron viva a la hija de ella”, reveló Camilia al momento de declarar en el juicio realizado por ese caso.

Tras verse amenazada, la mujer accede a cooperar para citar a su novio en las cercanías de un centro comercial ubicado en la residencial Altavista, jurisdicción de Ilopango.

La mujer cuenta que después de acceder a colaborar se sintió mal y tuvo que regresar a su casa, ya que el hijo del pandillero, quien figura en el listado de los 100 delincuentes más buscados por la PNC, se encontraba enfermó.

El hecho hizo enojar al pandillero, la fémina le explicó que la decisión de volver era para atender al hijo de ambos.

“No me importa que el niño esté enfermo, vas y me traes al policía”, aseguro haber escuchado Camila de parte de su expareja.

Tras reiteradas las amenazas, la mujer cito nuevamente al agente, a una cancha de la lotificación Las Margaritas del municipio de Apopa, donde el peligroso pandillero le pidió llevara a su novio para matarlo.

La mujer logró que el agente llegara al lugar, con la coartada de llegar a recogerla, porque ya era de noche y ya no había servicio del transporte colectivo, sin embargo una vez en el lugar Camila se arrepintió y le pidió al agente que se retirara.

“No me hizo caso y aunque yo me bajé de la motocicleta en la que me llevó él me seguía, como jugando conmigo”, explicó Camila.

Una vez en el lugar un vehículo polarizado se interpuso frente a la motocicleta que conducía el agente y le disparó en varias ocasiones, e incluso Tony se bajo para darle el tiro de gracia a Antonio Alas.

La mujer fue señalada por ser cómplice en este caso, pero recibió beneficios por colaborar en la investigación del hecho que hasta el día de hoy sigue impune, pues no se ha logrado capturar a Tony.

Los hechos ocurrieron la noche del 25 de febrero del año 2016.

Anuncios
Compartir

Comentarios