Gobierno de El Salvador pide a Estados Unidos no separar a niños migrantes de su familia

Internacionales martes 19 de junio 2018, 6:55 AM

Alrededor de 2,000 niños han sido separados de sus padres o familiares desde el anuncio de la política “Cero Tolerancia” contra migrantes, en abril de 2018.

El Gobierno de El Salvador pidió -por medio de un comunicado- a Estados Unidos detener la separación obligada de los niños migrantes de sus padres como parte del controvertido “Plan Tolerancia Cero” que impulsa el gobierno del presidente Donald Trump.

En el mencionado comunicad, el Gobierno de El Salvador manifestó su preocupación por la aplicación de medidas que comprenden el plan en mención que ha derivado en la separación de grupos familiares a su llegada a la frontera sur de los Estados Unidos.

“Estas disposiciones están afectando principalmente a niños, niñas y adolescentes migrantes, al ser apartados de sus padres o familiares adultos”, expresa en el comunicado.

En virtud de esta difícil situación, el Gobierno de El Salvador hace un llamado a los Estados Unidos para frene la separación de las familias y a que se actúe teniendo como centro el interés superior de niñas, niños y adolescentes, indistintamente de la condición migratoria de sus padres o familiares.

Y ante las separaciones ya realizadas, El Salvador pide a Estados Unidos que cumpla con su notificación ágil y oportuna a los funcionarios consulares correspondientes y que, igualmente, se les facilite el acceso para realizar sus labores respectivas en debida forma.

Los migrantes son llevados a un antiguo almacen al sur de Texas, ahí estan detenidos más de 1,100 migrantes indocumentados. 200 de ellos son menores de edad no acompañados. Solo los niños menores de 4 años se salvan de no ser separados de sus padres.

El pedido se dio el lunes, luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reafirmó que continuaría aplicando las controvertidas medidas contra familias de inmigrantes en la frontera, a pesar del creciente escándalo por los miles de casos de separación familiar.

“Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será”… “Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”, dijo el mandatario.

De acuerdo con datos oficiales repasados al Senado, entre el 5 de mayo y el 9 de junio 2.342 niños fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país.

“EE.UU. no pedirá disculpas”

Comentarios