Pandillero salvadoreño condenado en EE.UU por asesinar a cuatro jóvenes en Long Island

Internacionales jueves 13 de junio 2019, 9:57 AM

Un pandillero salvadoreño, miembro de la Mara Salvatrucha, fue sentenciado a 55 años de cárcel en Estados Unidos por su participación en el asesinato de cuatro jóvenes en Long Island.

El terrorista identificado como Josué Portillo, de 18 años de edad, reconoció ante las autoridades de Estados Unidos haber planeado la matanza de los jóvenes en abril del año 2017, junto con otros acusados por crees que era miembros de una pandilla rival.

Según la investigación, las víctimas fueron atraídas a un parque donde los sometieron y atacaron con machetes, cuchillos y palos, hasta provocarles la muerte.

Cabe destacar que sobre este caso específico, el presidente de ese país, Donald Trump, opinó particularmente sobre este caso y afirmó que los miembros de la MS-13 "han transformado parques pacíficos de bellos vecindarios en campos de la muerte".

Las víctimas por las fue sentenciados fueron Justin Llivicura, de 16 años de edad; Michael López, de 20 años; Jorge Tigre y Jefferson Villalobos, ambos de 18 años.

Antes de ser sentenciado, Portillo se disculpó públicamente en español:

"Sé que lo que he hecho estuvo muy mal", afirmó, según una traducción proporcionada por Newsday. "Ofrezco disculpas por mi crimen y siempre rezaré por las familias de estas víctimas, ninguna de las cuales merecía morir".

Portillo ingresó de manera ilegal al país norteamericano y debido a su condición, al concluir su sentencia en Estados Unidos -la cual incluye una orden para pagar 24,000 dólares a las familias de las víctimas para gastos funerarios- será deportado a El Salvador. Es decir, cuando tenga 73 años de edad.

Long Island es una de las áreas con mayor presencia de MS-13 en EEUU, donde se le atribuyen al menos 25 asesinatos en los últimos dos años. Dedicado además a reclutar a adolescentes procedentes de El Salvador y Honduras, aunque muchos pandilleros nacieron en Estados Unidos.

A esta pandilla se le adjudican docenas de asesinatos en una amplia franja de Long Island desde enero de 2016.

Comentarios